Rogelio Salmona es reconocido como uno de los arquitectos más importantes de América Latina. Durante más de cinco décadas, sus obras y reflexiones han servido de guía en la formación de centenares de arquitectos que encuentran en ellas la plenitud de una expresión que es simultáneamente propia y contemporánea.

 

Salmona tiene no solo un conjunto sorprendente de proyectos, sino algo más importante: una obra. De manera persistente ha mantenido a través de los años una serie de inquietudes, intenciones y propuestas de carácter universal que ha enfrentado desde su ámbito local.

 

Entre ellas, la más destacada es la noción de lugar que sobrepasa las determinaciones inmediatas e involucra el contexto geográfico, histórico y social, sugiriendo relaciones novedosas desde la arquitectura. La utilización plástica de materiales de factura artesanal como el ladrillo, la piedra y el hormigón responde de manera responsable a las características de la construcción en Colombia y fomentan una mano de obra especializada. Salmona reconoció que el poder cohesionador de la ciudad se incentiva con la creación de lugares públicos y abiertos para el encuentro. Para él, el interés por la actividad, más que la función, posibilita una utilización abierta y multifacética de sus edificios.

Para Salmona, la arquitectura no es solo un hecho estético y técnico, sino una expresión cultural. Por ello construye edificios perdurables, sólidos y estables, que permiten la apropiación colectiva y la identificación de sus habitantes con la arquitectura. Sus espacios tienen la cualidad de emocionar, pues trabaja con los elementos que conforman las más arraigadas formas de captación sensorial: la luz, la vegetación y el agua, que acompañan una arquitectura que está pensada para ser entendida como una rica experiencia corporal.

 

Su arquitectura no tiene una unidad obvia, sino que se despliega en secuencias de espacios sorpresivos y diferenciados, donde el azar y la intuición juegan un papel preponderante. En la disposición y composición de sus edificios, Salmona trae al presente una memoria telúrica, remota y básica; la lectura del territorio y las formas de ver y de entender el mundo en América Latina se expresan en la forma de un arraigo fundamental y comprometido con su realidad.

 

Salmona no es un escritor constante, pero sus reflexiones se han transmitido en artículos cortos, entrevistas, discursos, conferencias y clases. Este acervo teórico acerca a la comprensión de una arquitectura que, tras la facilidad en su captación, oculta un complejo andamiaje intelectual, de enorme pertinencia e interés en el cambiante y veleidoso mundo contemporáneo.

Biografía

ROGELIO SALMONA

(1927 - 2007)
 

 

Arquitecto colombiano nacido en París en 1927. Ingresa a la Universidad Nacional de Bogotá a estudiar arquitectura. En 1948 suspende sus estudios y viaja a Francia donde trabaja en el Taller de Le Corbusier, a quien había conocido en su visita a Bogotá. Permanece en el taller durante nueve años colaborando en los proyectos realizados durante ese período, al tiempo que complementa su formación académica.

En 1958 regresa a Bogotá y se vincula al medio académico, simultáneamente inicia su práctica arquitectónica, realizando proyectos de vivienda individual, multifamiliar y grandes proyectos urbanos, que rompen con los cánones establecidos en ese momento. El proyecto más destacado de esta época es Residencias El Parque (1970), no solo por su arquitectura sino por su generosidad en el tratamiento de sus espacios públicos.

Vale la pena destacar, entre otras obras, la Casa de Huéspedes (1982) en Cartagena, obra influenciada por la arquitectura militar colonial y las arquitecturas precolombinas, en la cual incorpora múltiples patios, agua y bóvedas; elementos que desde entonces acompañaron su arquitectura. El Archivo General de la Nación (1991) destaca el uso utilitario y ornamental del ladrillo.

El edificio de Postgrados de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional (1998) y la Biblioteca Pública Virgilio Barco (2001) sintetizan su inquietud por componer espacios dinámicos, sorpresivos e integrados al paisaje. El Centro Cultural Gabriel García Márquez (2007) construido en concreto, se inserta en el centro histórico de Bogotá y con él demuestra su constante experimentación con formas y materiales. Salmona logró consolidar con su arquitectura un lenguaje particular, donde el respeto por el lugar y la construcción de espacios públicos fueron una constante y la ética su atributo principal.

 

Él y su arquitectura lograron reconocimientos a nivel nacional e internacional, entre los cuales cabe mencionar: Condecoración a las Artes y Letras, en el Grado de Oficial, Gobierno Francés (2007), Condecoración de la Orden de Boyacá en el grado de Gran Cruz, Presidencia de la República de Colombia (2006), Miembro Honorario Instituto Americano de Arquitectos, AIA, Washington (2006), Condecoración Gran Orden Ministerio de Cultura, Ministerio de Cultura de Colombia (2006), Medalla Manuel Tolsá, Universidad Autónoma de México (2004), Medalla Alvar Aalto, Finlandia (2003), Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Colombia (2000), Premio Príncipe Claus Holanda (1998), así como premios y menciones en varias Bienales de Arquitectura de Colombia.

Términos de uso - Políticas de privacidad - Créditos - Documentos del Régimen Tributario Especial

Copyright © 2010 Fundación Rogelio Salmona. Todos los derechos reservados        

Carrera 6 No. 26-85, piso 20. Teléfonos: (57-1) 283 6413 / 341 6629 Bogotá, Colombia. informes@fundacionrogeliosalmona.org

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin