top of page

Residencias El Parque

Localización

Ficha Técnica

Área:

66.000 Mt2

Fecha Inicio:

1965

Fecha Culminación:

1970

Clase de Uso:

Vivienda Multifamiliar

Localización:

Bogotá, Colombia

Dirección:

Carrera 5 calle 26

Participantes

Autor:

Constructor:

Promotor:

Rogelio Salmona LTDA

Torre A: Cuellar, Serrano, Gómez
Torre B: Esguerra, Saenz, Urdaneta y Samper
Torre C: Pizano, Pradilla, Caro & Restrepo

Planimetría disponible para consulta:

El Conjunto Residencial del Parque inicia su construcción en 1968 y termina en 1970.
Los primeros bocetos, croquis y composiciones del proyecto, se inician en cambio, 4 años antes. Entre 1964 y la iniciación de la obra fue una época de incertidumbre, de dudas y de ensayos sucesivos para encontrar la forma justa del proyecto, no solo desde el punto de vista arquitectónico, sino también, desde el punto de vista urbano y paisajístico.

El futuro proyecto tenía un programa preciso que correspondía a la visión que tanto las entidades públicas, como las privadas tenían de la ciudad y de la arquitectura: visión contradictoria, pragmática y ahistórica.

Contaba más la rentabilidad, la alta densidad, las formas arquitectónicas análogas a las de las grandes urbes americanas, el uso especulativo del suelo y del espacio de la ciudad, que la ciudad misma. Peor aún, contaba más la norma que hacía caso omiso de las características del sitio y del entorno en el cual el nuevo edificio se iba a implantar.
El sitio, conformado por la abrumante topografía, la Plaza de Toros, el Parque de la Independencia (abandonado hacía más de 15 años ) y la magnífica vista panorámica del piedemonte, aún no contaminado por la multitud de torres y edificaciones densas, invasiones y ocupaciones sin sentido del lugar, debía no solo tenerse en cuenta en la elaboración del proyecto, sino y sobre todo, exaltarse por medio de una arquitectura implantada en forma tan correcta y sensible que transforme la ciudad y la moldee, que sea el pálpito del lugar y lugar de encuentro entre la razón, el encantamiento y la poesía. Entre la claridad y la magia; una arquitectura que se pudiera descubrir, que no se impusiese, pues es más bella cuando se descubre con sorpresa, como se descubre la naturaleza. Finalmente una arquitectura que se integre con la existente Plaza de Toros y que permita la transparencia entre la ciudad y su piedemonte, recuperando la escarpada calle contigua al Parque de la Independencia, convertida en un jardín peatonal formado por escalinatas y rampas unidas al conjunto residencial y al parque.
Un criterio fundamental en la concepción del conjunto arquitectónico implicaba que éste fuera abierto, como corresponde a una idea de la ciudad, democrática, tolerante y rica en espacios públicos, concebidos para el disfrute del ciudadano.
En efecto el proyecto se implantó en el sitio, se compuso y se impuso ( a pesar de los prejuicios) de manera que fuera apropiado por todos los habitantes de la ciudad. De hecho hoy en día, cualquier ciudadano puede recorrer el conjunto residencial, atravesarlo, y si es el caso disfrutarlo, como se disfruta un espacio público, aunque éste sea privado. No tiene rejas, no encierra a sus habitantes. Forma parte de la ciudad.

Era claro que un proyecto que pretendía ser transformador, estética y espacialmente de una zona no podía limitarse exclusivamente a ella. Debía también concebirse como un hito para toda la ciudad como debería serlo toda obra arquitectónica: una síntesis inteligente de vivencias, de conocimientos, de pasiones y de nostalgias, conformando un hecho cultural que no solo mejore el espacio público de la ciudad, sino que ayude en su creación y establezca una transición generosa y armónica con el espacio privado. Cuando una obra logra re-crear, conservar, integrar y prolongar pedazos de ciudad enriqueciendo el espacio público y el paisaje urbano, pasa de ser un simple hecho constructivo a un hecho arquitectónico que puede llegar con el tiempo a ser admirable.
Justamente esta era la intención al componer el Conjunto Residencial del Parque: hacer un proyecto que por sus cualidades formales y ambientales pudiera llegar a emocionar, a darle a la ciudad un espacio renovado y activo socialmente y a recuperar el olvidado y destrozado Parque de la Independencia y su calle contigua. Más que un proyecto arquitectónico, se trataba de provocar un hecho urbano contundente: renovación de un sector y transformación del paisaje urbano, evidenciar el paisaje natural; transparentarlo a través de la arquitectura; utilizar un material local dominante y crear una densidad acorde con una adecuada ocupación. A diferencia de las otras artes, la arquitectura, substancialmente abstracta, aunque materialmente utilitaria, está condicionada por los acontecimientos y el contexto del cual forma parte. Una de sus características es que debe tener un claro concepto de la realidad, es decir que debe poder evaluar lo propio; saber extraer del fondo de la propia cultura y geografía las soluciones más acordes a las necesidades y comportamientos. La arquitectura no debe separarse ni de su tiempo ni de su gente. Pero debe ir más allá.

Debe proponer espacios que emocionen, que se aprehendan con la visión pero también con el aroma y el tacto, con el silencio y el sonido, la luminosidad y la penumbra y la transparencia que se recorre y que permite descubrir espacios sorpresivos.
Permitir que se produzcan hechos sorpresivos como reflejos y sombras, transparencias y escapes visuales, unidad en la diversidad era tan obligante en el planteamiento del proyecto, como su funcionalidad. Dadas las características topográficas de Bogotá y del sector, el subir y bajar constantemente obligaba igualmente a componer un edificio coherente para producir en los peatones o en sus propios habitantes, al recorrer y atravesar la arquitectura: goce y emoción.
Los primeros planos de los edificios, sus formas y volúmenes, fueron organizados para crear continuidad entre el interior del conjunto y el exterior, entre el espacio comunitario y el público. Los fuertes cambios de nivel del terreno fueron aprovechados en la composición de manera que se forme desde la parte más baja de la “Calle de las Escalinatas”, hasta los últimos pisos de los edificios continuidad de planos, escaleras , de jardines y terrazas. Se trataba de crear un proyecto arquitectónico que rebasara los límites de su propio programa y propusiera un basamento a escala del peatón conformado por plazoletas y jardines, andenes, iluminación , arborización, una silueta y terminales de la edificación y que fuera percibido en forma diferente desde los distintos sitios de la ciudad. Con el objeto de crear una relación estética entre el ciudadano y la arquitectura. Relación que se va modificando y variando a medida que cercanías y lejanías se presentan, sobre todo a medida que se penetra y que se recorre el espacio arquitectónico. Variaciones que son enriquecedoras para los sentidos, pero variaciones “contenidas” sin perder la unidad.

Todas éstas ideas así esbozadas, fueron las determinantes principales de una composición arquitectónica que debía ser aprobada, tanto por la entidad contratante del proyecto como por las entidades oficiales. No fue fácil la labor de convencimiento de dejar el “proyecto abierto”. La idea de “seguridad” prima sobre cualquier aspecto y determina en el tejido urbano un tipo de ocupación basado en el encerramiento. La fluidez, la continuidad que existe en la ciudad va desapareciendo a medida que proliferan estos “conjuntos cerrados” enrejados y vigilados por hombres armados. La ciudad va perdiendo su esencia como es la de ser un espacio abierto, generador de convivencia, de solidaridad y de encuentros para toda la comunidad.
El Conjunto Residencial del Parque intentaba demostrar que era posible (y lo fué) hacer para Bogotá propuest